inauguració Josep Guinovart: el temps com a eina.

Diumenge 10 d’octubre a les 19 h inauguració de l’exposició Josep Guinovart el temps com a eina.
Domingo 10 d’octubre a las 19 h inauguración de la exposición Josep Guinovart: el tiempo como herramienta.

(texto sigue en castellano)

Josep Guinovart. El temps com a eina

Pocs artistes del nostre context han estat tan directament ocupats i lligats a la qüestió del temps com Guinovart. Guinovart és un artista genuïnament modern (i en aquest sentit, avui dia, tan inactual com necessari): és a dir, que participa del convenciment (o millor, la voluntat) que la humanitat ha de ser capaç de progressar, d’avançar en el temps emprant-lo per millorar la dignitat i les condicions de vida tant de l’individu com de la col·lectivitat. Però, matisant la linealitat evolucionista de la tradició cristiana i del racionalisme tecnocràtic, Guinovart sap que el temps s’ha d’acompanyar, que s’ha de treballar amb ell en lloc de lluitar-hi per treure’n un profit de saviesa i creixement.Per explicar aquesta complicitat temporal de Guinovart, hem dividit l’exposició en tres àmbits que reflecteixen les seves dimensions i usos.

Mort, nit i crema: una fi o un començament. Un dels motius iconogràfics recurrents en Guinovart és el crani, que actua com una mena d’advertiment sinistre sobre la presència, a voltes amagada però indefugible, de la mort. La finitud i la destrucció formarien part de la vida. La foscor nocturna, el negre del cremat (per exemple, dels rostolls) recorden la destrucció bèl·lica o la negació, però també els processos necessaris per preparar el cultiu o l’interval per al ressorgiment del dia.

El treball creador i el cicle del cultiu. Guinovart no sembla compartir ni els fatalismes apocalíptics que durant segles han atemorit els homes ni la prepotència cultural que pretén ser capaç de dominar de manera omniscient el món, com si la humanitat no fos també fragilitat. Per això, des dels seus inicis, ha estat atent als ritmes de la natura, invencible, sempre revivificada. La tradició camperola mostra el camí de respecte i la necessària atenció cap als ritmes biològics. La cultura agrària és, per a Guinovart, un model per a la creació artística i una forma de redempció activa.

La memòria i l’ètica del futur. L’ou, com la llavor, és símbol de fertilitat. El temps, per a Guinovart, és també, en l’espai humà, història i utopia. La memòria (amb el Guernica de Picasso com a emblema) és necessària per fer possible el bàlsam del record i el sentit de justícia en l’esdevenir. La llum indubtable i blanca és l’afirmació de la confiança en el futur millor i és aquesta confiança la que dóna entitat, força i sentit al temps.

Àlex Mitrani

Josep Guinovart. El tiempo como herramienta

Pocos artistas de nuestro contexto han estado tan directamente ocupados y ligados a la cuestión del tiempo como Guinovart. Guinovart es un artista genuinamente moderno (y en este sentido, hoy en día, tan inactual como necesario): es decir, que participa del convencimiento (o mejor, la voluntad) de que la humanidad debe ser capaz de progresar, de avanzar en el tiempo us·ndolo para mejorar la dignidad y las condiciones de vida tanto del individuo como de la colectividad. Pero, matizando la linealidad evolucionista de la tradición cristiana y del racionalismo tecnocrático, Guinovart sabe que el tiempo se debe acompañar, que se debe trabajar con él en vez de luchar contra él para sacarle un provecho de sabiduría y crecimiento. Para explicar esta complicidad temporal de Guinovart, hemos dividido la exposición en tres ámbitos que reflejan sus dimensiones y usos.

Muerte, noche y quema: un fin o un comienzo. Uno de los motivos iconográficos recurrentes en Guinovart es el cr·neo, que actúa como una especie de advertencia siniestra sobre la presencia, a veces escondida pero ineludible, de la muerte. La finitud y la destrucción formarían parte de la vida. La oscuridad nocturna, el negro de lo quemado (por ejemplo, de los rastrojos) recuerdan la destrucción bélica o la negación, pero también los procesos necesarios para preparar el cultivo o el intervalo para el resurgimiento del dÌa.

El trabajo creador y el ciclo del cultivo. Guinovart no parece compartir ni los fatalismos apocalÌpticos que durante siglos han atemorizado a los hombres ni la prepotencia cultural que pretende ser capaz de dominar de forma omnisciente el mundo, como si la humanidad no fuera tambiÈn fragilidad. Por ello, desde sus inicios, ha estado atento a los ritmos de la naturaleza, invencible, siempre revivificada. La tradición campesina muestra el camino de respeto y la necesaria atención hacia los ritmos biológicos. La cultura agraria es, para Guinovart, un modelo para la creación artÌstica y una forma de redención activa.

La memoria y la ética del futuro. El huevo, como la semilla, es símbolo de fertilidad. El tiempo, para Guinovart, es también, en el espacio humano, historia y utopéa. La memoria (con el Guernica de Picasso como emblema) es necesaria para hacer posible el bálsamo del recuerdo y el sentido de justicia en el porvenir. La luz indudable y blanca es la afirmación de la confianza en el futuro mejor y es esta confianza la que da entidad, fuerza y sentido al tiempo.

Alex Mitrani

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: